:: CIEC :: Colegio de Ingenieros Especialistas de Córdoba 
  • NOVEDADES

CIEC
Administrador
Fecha: 08/02/2018
La demanda de servicios 3D aumentó 60% en 2017
Los profesionales de la salud entendieron sus beneficios y comenzaron a solicitar diseños e impresiones de réplicas de órganos para prácticas de cirugía, piezas odontológicas y hasta fármacos.

Los profesionales de la salud entendieron sus beneficios y comenzaron a solicitar diseños e impresiones de réplicas de órganos para prácticas de cirugía, piezas odontológicas y hasta fármacos. El sector industrial también la adopta. El desafío es reunir recursos humanos capacitados.

La demanda de servicios de impresión 3D en Córdoba y en el país subió 60% el año pasado en relación al anterior, como producto del aumento del nivel de conocimiento acerca de los beneficios de esta tecnología en el sector profesional e industrial.
Así lo confirmó a Comercio y Justicia Irene Presti, presidente de la Cámara Argentina de Impresión 3D y Fabricaciones Digitales, quien agregó que han aumentado los pedidos de servicios, tanto de impresión, de diseño y de insumos.
Además de la participación en el ámbito industrial, en el que la impresión 3D ya había comenzando a hacerse notar de manera incipiente, el gran salto lo ha dado el sector profesional, de la mano de la medicina y la odontología.

“Se ha avanzado mucho en modelos para la producción de pastillas o cápsulas, combinando distintos materiales a partir de diseños creados en la computadora, tal como lo dio a conocer la Universidad Nacional de Córdoba; así como en la impresión de órganos cual tipo topografías computarizadas de un paciente, aptas para las practicas de cirugía, y -también- en modelos odontológicos”, amplió Presti, dueña de la empresa Like 3D.
Se trata de un cambio de escala, ya que tras la difusión de sus beneficios y servicios, hoy la tecnología 3D es entendida por los profesionales de la salud, quienes la adoptan, conociendo a ciencia cierta qué imprimir y con qué fin. Años atrás sólo se encontraba en etapa de Investigación y Desarrollo y -muy incipientemente- se implementaba en algunos sectores industriales.
Por ejemplo, recordó Presti, que la fábrica de lavarropas Alladio utiliza la tecnología 3D desde el año 2002 como parte de su línea de producción de tableros de encendido de sus lavarropas.

“Entendieron las ventajas en términos de precisión y ahorro de desperdicios. Los diseñan, los imprimen, los reimprimen, corrigen errores y los vuelven a diseñar, es un proceso que tarda 14 horas contra 24 días que demora el mecanizado. Además, los diseños de mecanizados pueden cometer errores con diferencias de milímetros, contra la impresión 3D, cuyos desfasajes, si los hay, se traducen sólo en micrones”, detalló la especialista.
Del mismo modo, adelantó que la automotriz Volkswagen había evaluado la posibilidad de adquirir una impresora 3D para fabricar “utilidades”, que son soportes tipos “hueveras” que sirven para colocar ciertas piezas y protegerlas de que no se rompan.
“Se trata de partes muy específicas, de ciertos tamaños y colores, para las que no existen proveedores en el mercado para fabricarlos ni disponibilidad para hacerlo en pocas cantidades. La opción 3D es ideal para pequeñas líneas de producción”, amplió.

Los proveedores de servicios en general, son pymes o profesionales independientes, abocados a la venta de servicios de diseño, de impresión y de insumos, principalmente plástico, FDM y resina, ésta última utilizada principalmente por los profesionales que demandan más niveles de detalle en el acabado como en al rubro odontológico y joyerías. Cabe destacar que un kilogramo de plástico cuesta $400, contra $1.500 del kilogramo de resina.
La hora de impresión en el mercado vale entre $80 y $150, mientras que la hora de diseño oscila entre $150 y $200. Los programas más comunes de diseño son el Blender, Zbrush, salidworks o cualquier Cad, entre otros.

Desafíos
La falta de recursos humanos especializados en el manejo de impresión 3D y diseños es hoy también un desafío para el sector. Por ello, Presti, junto a un socio de Buenos Aires, lanzó la Diplomatura en Diseño e Impresión 3D, que ya se dictó en Buenos Aires junto a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y en San Luis, con la Universidad de La Punta (ULP), siendo este año el turno de Córdoba.
“Armamos el diseño curricular, enseñamos desde cómo hacer el producto hasta el momento de la producción, pasando por la comercialización, el diseño, el uso del hardware, software y hasta proveemos los materiales”, explicó Presti.
“El paradigma de la manera de trabajar en las industrias está cambiando; entonces, es necesario empezar a formar a los chicos desde las aulas en impresión 3D, fabricación digital, realidad virtual, programación y robótica”, concluyó Presti.

El mercado

La cámara está formada por 20 empresas, grandes importadoras, fabricantes de impresoras, proveedores de servicios e insumos.

En el ámbito nacional existen seis grandes fabricantes de impresoras 3D y dos fabricantes de insumos.

Uno de los principales beneficios de la impresión 3D es el ahorro de 80% en material de descarte.

Fuente: comercio y justicia


<< Volver